Los «take away» con más onda / Primera entrega: ¿cómo es la flamante vinoteca al aire libre de Aldo´s de Palermo?

En una bellísima terraza, al nivel de la calle, y junto a un edificio histórico se lucen cuatrocientas etiquetas en una selección de vinos de las mejores de la ciudad/¿Cómo se les ocurrió reconvertirse en este concepto de «vinos al aire libre»?/Wine makers, desde espumantes hasta rosados y una dupla de sommeliers que te asesoran/Además: ¿qué platos preparan para llevar?/El dato: también ofrecen los célebres quesos del patagónico Mauricio Couly

Siempre con buenas ideas: Aldo Graziani le encontró la vuelta y convirtió la terraza de su local en un bello refugio para los fans del vino en medio de la cuarentena 

Los «take away» con más onda / Primera entrega: ¿cómo es la flamante vinoteca al aire libre de Aldo ´s de Palermo? Por Santiago Eneas Casanello. Fotos: Rodrigo de Mendoza.

La pandemia y todo este tiempo desgraciado está cacheteando con sadismo a la escena gastronómica porteña. Poco bueno destila esta mezcla ingrata de cuarentena de cien mil días, miedo en el aire y restaurantes (demasiados) que ya no saben qué hacer. Pero hay una pequeña rendija por la que aún entra luz: el take away. Y algunos locales que saben aprovecharla y ser las buenas noticias de este diario del invierno con tapabocas. Ese es el caso de Aldo ´s, del sommelier Aldo Graziani. Me refiero al local de calle Arévalo y Nicaragua. Con el encierro, la propuesta de esta vinoteca y restaurante no empeoró sino que se volvió bastante sensual: le encontraron la vuelta gracias a una amplia terraza en la entrada. La misma que se extiende hasta el restaurante La Mar de Gastón Acurio. Ahora, Aldo ´s se reconvirtió en la primera vinoteca al aire libre de Buenos Aires. 

«Hay una pequeña rendija por la que aún entra luz: el take away. Y algunos locales que saben aprovecharla y ser las buenas noticias de este diario del invierno con tapabocas. Ese es el caso de Aldo ´s, del sommelier Aldo Graziani. Me refiero al local de calle Arévalo y Nicaragua. Con el encierro, la propuesta de esta vinoteca y restaurante no empeoró sino que se volvió bastante sensual: le encontraron la vuelta gracias a una amplia terraza en la entrada…»

Bajo las ramas de un árbol gigante, en la esquina de un bellísimo edificio clásico, y en la tranquilidad de barrio del Palermo que linda con Colegiales, todas las mañanas, arman el escenario y sobre un anfiteatro de mesas disponen las más de cuatrocientas etiquetas. De las que están orgullosos: «sabemos que tenemos una de las mejores selecciones de la ciudad». No paniqueen, para que nadie se contagie de nada, sólo admiten a un prudente máximo de cuatro personas. Y a diferencia de otros casos lamentables de vinotecas en las que te dejan a ciegas (y el empleado es tan experto en vinos como de rock alemán de la década del setenta) en Aldo ´s te asesoran una dupla de sommeliers, que también te ofrece un reconfortante café Nespresso mientras te debatís entre cepas e historias para brindar. 

Espumantes, vinos distribuidos de acuerdo al «wine maker», los precios en las botellas (una característica de siempre en los Aldo ´s), todos los estilos – rosados, blancos, tintos, de cada región vitivinícola del país, delicatessens como los célebres quesos del maestro quesero neuquino Mauricio Couly, y también la posibilidad de pasar a un salón privado donde hay más variedades de vinos, y muchas joyitas. «La idea de aprovechar la terraza en verdad se le ocurrió a mi esposa Luli», le cuenta Aldo a MALEVA. Lucila Zeballos es la dueña del canchero café Birkin, que tiene un local a la vuelta. Todos los vinos vienen con un 15 por ciento de descuento sobre su precio original, y un 25 por ciento en las cajas.

«No paniqueen, para que nadie se contagie de nada, sólo admiten a un prudente máximo de cuatro personas. Y a diferencia de otros casos lamentables de vinotecas en las que te dejan a ciegas (y el empleado es tan experto en vinos como de rock alemán de la década del setenta) en Aldo ´s te asesoran una dupla de sommeliers, que también te ofrece un reconfortante café Nespresso mientras te debatís entre cepas e historias para brindar…»

Tan buena recepción está teniendo la primera terraza de vinos de Palermo y tan entusiasmado está Aldo (espíritu inquieto que también creó el club de jazz Bebop) que ahora piensa que, llegada la primavera, y cuando las medidas de aislamiento se relajen un poco, este espacio a cielo abierto se va a convertir en el alma de todo lo nuevo que venga.  «Hasta hace poco pensaba en el futuro y era todo más confuso pero ahora miro a Europa y están todos como locos, disfrutando estar afuera, así que la idea de haberle dado vida a la terraza recién empieza», me explica Aldo. Por unos minutos se les cruzó la idea más evidente: ser «una especie» de almacén. «Hasta que dijimos, si nosotros siempre fuimos también vinoteca, sigamos siéndolo y ofrezcámosle a los clientes, al aire libre, una selección de vinos como hay pocas en la ciudad».

Dentro de la amplia variedad que ofrecen se pueden encontrar decenas de vinos interesantes. El Ciruelo Malbec de bodega Finca Las Glicinas, el Dos Cauces Malbec 2018, de la bodega Finca Bandini, y el Cielo, Vida, Suelo, un malbec 2017 de la bodega Solfanell Wine, por mencionar tres de Mendoza que recomienda el equipo de Aldo ´s. Graziani – siempre un tipo tranquilo, e inteligente -, es un convencido que la nueva tendencia del vino va a pasar por dos aspectos: la denominación de origen y el protagonismo crucial de quien lo pensó y ejecutó. Se lo mencione como enólogo o como wine maker. «Vos podés tener un mismo lugar, una misma uva, pero el resultado puede ser completamente diferente, lo que hace la diferencia es quien estuvo detrás», ilustra Aldo. Nombres como Juan Pablo Michelini, Hans Vinding Diers, Juan Pablo Murgia entre otros referentes actuales de la escena del vino.

«La idea de aprovechar la terraza en verdad se le ocurrió a mi esposa Luli», le cuenta Aldo a MALEVA. Lucila Zeballos es la dueña del canchero café Birkin, que tiene un local a la vuelta. Todos los vinos vienen con un 15 por ciento de descuento sobre su precio original, y un 25 por ciento en las cajas…»

Además de vinos, también ofrecen distintas marcas de cerveza y de espirituosos. Pero sobre todo: un menú de platos para llevar con tres opciones de entrada, diez de principales y tres postres. Para el invierno, están buenísimos los malfatti con bolognesa de cerdo y la carrillera con puré de zanahoria y salsa de oporto. Entre los quesos de Couly, recomiendan probar el mimolette, la raclette y el camembert. A su vez, ofrecen un montón de promociones «los packs», que incluyen distintos platos más vinos más cocktails. Abren todos los días, desde las once de la mañana hasta las diez de la noche. Un destino perfecto para estirar las piernas en la zona de Palermo y volver con alegría en las manos. 

Galería: