Take Aways imprescindibles / Oui Oui y su esquina deliciosa

¿Qué no es rico en este local que ya es un clásico y que fue pionero de varias tendencias gastronómicas en la ciudad?/En estos meses de aislamiento, de su horno siguen saliendo un montón de delicias/¿Cuáles son los hits de la casa?/Además: charlamos con Rocío García Orza, la creadora y directora de orquesta y nos contó sobre las novedades y las alianzas que hicieron – «con amigos de siempre que le ponen mucho amor a lo que hacen» – para redoblar la apuesta/Desde negronis adictivos hasta unos alfajores de maicena que son descomunales/Y obvio: su épico brunch con huevos benedictinos

Oui Oui sigue a pleno durante la cuarentena ¡Y ahora por primer vez con delivery!

 

Take Aways imprescindibles / Oui Oui y su esquina deliciosa / Fotos: Rodrigo Mendoza para MALEVA.

Mientras los hornos y las hornallas de Oui Oui (Nicaragua 6068) sigan prendidos y su equipo siga haciendo marchar exquisiteces como su célebre brunch o sus medialunas o sus descomunales alfajores de maicena con cuatro centímetros de relleno de dulce de leche, Palermo, de alguna manera, sigue siendo Palermo aún en Pandemia. Porque Oui Oui, que fue pionero de los bistrós acogedores, con sus alacenas de madera, sus platos caseros, su pastelería de influencia europea y norteamericana, sus deliciosos y chorreantes huevos benedictinos, es de esos pocos locales que siguen, a lo largo de los años, siendo queridos y van poco a poco sacando chapa de clásicos. Durante el aislamiento infinito, sigue ofreciendo su propuesta tanto por delivery (¡por primera vez en 17 años!) como take away, pero además le sumó propuestas gourmet de otros productores, desde chocolates artesanales hasta cocktails.

“Con amor, paciencia, unidad, trabajo y mucha fe”, le cuenta a MALEVA Rocío García Orza, creadora de Oui Oui, que están logrando surfear este tiempo tan raro y extremo. Rocío, quien estudió letras, pero se dio cuenta que nada le gustaba más en la vida que cocinar, trabajó un año con Germán Martitegui (a quien considera su primer gran maestro) antes de abrir el primero de abril de 2005 su negocio…»

“Con amor, paciencia, unidad, trabajo y mucha fe”, le cuenta a MALEVA Rocío García Orza, creadora de Oui Oui, que están logrando surfear este tiempo tan raro y extremo. Rocío, quien estudió letras, pero se dio cuenta que nada le gustaba más en la vida que cocinar, trabajó un año con Germán Martitegui (a quien considera su primer gran maestro) antes de abrir su negocio el primero de abril de 2005.

“Al local lo armé sola y también empecé cocinando sola prácticamente y así fui armándome hasta que en 2006 llegó «Piki» Benitez, el pastelero actual, que sigue conmigo”, recuerda para esta nota: “siempre mi premisa fue cocinar lo que yo quería comer”. Y una de las primeras clientes, del barrio, que se volvió habitué y que fue un aval de confianza fue nada menos que Dolli Irigoyen. Hoy siguen fieles a Oui Oui los vecinos, los paseantes o “los que se vienen desde San Isidro o desde Avellaneda a buscar lo que los hace felices”.

Ahora bien: ¿Qué pedirse o que ir a buscar este julio frío y de tapabocas? Si hacemos un recorte de su carta, y teniendo en cuenta los preferidos de los comensales, no pueden faltar: su famoso brunch, con la yema de los huevos chorreando sobre el pan casero, acompañado de frutas; la lasaña de espinaca con zapallo y portobellos; los ñoquis de sémola; su paté, sus medialunas, sus alfajores de maicena, su granola o sus cajas de quesos con tragos y vinos. Además de todos sus panes, desde ya.

«Como novedades incorporaron los cocktails de Juani Calcaño. Su negroni aseguran que es adictivo y también en Oui Oui le pidieron que les pensara un buen bloody mary. A su vez, sumaron el chocolate de Diego Castro – “amigo de toda la vida”, y su pan sin harinas ni levaduras; las pizzas orgánicas de masa madre y al horno de barro de Sebastián Levy…»

La pastelería de Oui Oui es la misma desde los inicios, con las ideas de la fundadora y las recetas que recopiló. “Todo amado y horneado en el día, con algunas pocas incorporaciones como los cantucci, el carrot crake o las cremonas que son un hit”. Piki Benítez es el panadero y pastelero estrella de la casa, a él, insisten, le deben “la mano, el punto y la perfección artesanal”. Rocío no quiere dejar de mencionar en el equipo al frente, a quien considera su mano derecha, Ana Gianini.

Como novedades incorporaron los cocktails de Juani Calcaño. Su negroni aseguran que es adictivo y también en Oui Oui le pidieron que les pensara un buen bloody mary. A su vez, sumaron el chocolate de Diego Castro – “amigo de toda la vida”, y su pan sin harinas ni levaduras; las pizzas orgánicas de masa madre y al horno de barro de Sebastián Levy. “Esta selección surgió de manera natural, son amigos de años, nos conocemos y nos gusta mucho lo que hacen y el amor que le ponen – explica Rocío -, nos complementamos, ellos producen lo mejor y nosotros tenemos nuestro chiringo abierto para compartir el mostrador…

Por el “capricho de querer ver que la comida salga de nuestra cocina y llegue a las mesas”, hasta marzo, para disfrutar de un plato de Oui Oui, no quedaba otra que acercarse hasta su bella esquina en la frontera entre Palermo y Colegiales, pero hoy es posible pedir por apps como Rappi o por whatsapp. “A todo estos nuevos clientes les queremos dar la bienvenida”, los saluda Rocío. Oui Oui sigue, contra virus y cuarentena, sacándonos una sonrisa. 

https://www.instagram.com/ouiouibuenosaires/

Galería: