Así es el Purgatorio: el misterioso «ultra speakeasy», que es el nuevo secreto bomba de Buenos Aires

Una tarotista que te tira las cartas entre túnicas y candelabros/Una «sociedad secreta» para ingresar/Una carta coctelera de primer nivel (¡hasta 50 gins!) y una propuesta de platos que sorprende (¿les va una isla de sushi en una nube de lavanda?)/¿Cómo hacerte miembro?/¿Qué es la cena «Avaritia» que se hace una vez por semana?

Candelabros y una Sociedad Secreta: no hay antecedentes de un bar así en la ciudad porteña

 

Así es el Purgatorio: el misterioso «ultra speakeasy», que es el nuevo secreto bomba de Buenos Aires. Por Catalina Cavallo. Fotos: Alexis García Sánchez.

Una puerta oculta en pleno corazón de Palermo nos lleva a un mundo donde lo “speakeasy” sube a otro nivel. Túnicas, candelabros, espejos antiguos, copas y cubiertos traídos de Asia y del viejo continente, desembarcan en nuestra ciudad para contar una historia cuya impronta reside en el misterio.

Imagínense entrar a un bar, sentarse en su mesa, y que se acerque una tarotista con una caja de madera tallada a la perfección, para que bajo la luz de la vela te tire las cartas, y entre un colchón de humo, te ofrezca el trago que te depara esa noche el destino. ¿Te lo pedirías? La respuesta es obvia. Dejarse llevar y sorprenderse es todo lo que esta bien en el Purgatorio, un bar que abrió hace poco más de un mes y que es un buen ejemplo de una nueva tendencia en la ciudad: los ultra speakeasies.

«Imagínense entrar a un bar, sentarse en su mesa, y que se acerque una tarotista con una caja de madera tallada a la perfección, para que bajo la luz de la vela te tire las cartas, y entre un colchón de humo, te ofrezca el trago que te depara esa noche el destino…»

La coctelería, con Matías Martínez Arias como Head Bartender, junto con Juan Quijano (ganador del Bacardi Legacy Argentina 2018 y embajador local de Bacardi y Bombay Sapphire) y Sabrina Traverso (previamente al frente de Lignée y Presidente Bar) ofrecen una carta de veintidós cócteles únicos.

Cada uno de ellos representa una carta del Tarot; algunos de ellos son “El Emperador” (whiskey macerado en banana, almíbar de vainilla y bitter de cacao), “El Papa” (a base de Hennessy Cognac, Antica Formula, Cassis, Bitter Angostur), “La Torre” (vodka, espumante, Te verde con jazmín y Sauco), “El Diablo” (bombay sapphire gin, con lima, almíbar de Canis e hinojo, y manzana verde), “La Templanza” (un cóctail a base de Bacardi rum carta blanca, con christalina, falernum, jugo de zanahoria y espuma de flores de la Patagonia).

Con más de cincuenta tipos de Gin de todas partes del mundo, y una estética incomparable, el Candelabro quiere jugar fuerte en la escena coctelera de Buenos Aires.

«Todos los bartenders, cubiertos y encapuchados por oscuras túnicas, preparan sus tragos entre destellos de fuego y cajas majestuosas, siendo parte también del espectáculo nocturno…»

Todos los bartenders, cubiertos y encapuchados por oscuras túnicas, preparan sus tragos entre destellos de fuego y cajas majestuosas, siendo parte también del espectáculo nocturno. Dato: la preparación de “El Ermitaño” (whiskey especiado con licor de caña frutada, ahumado en caja de cristal) es imperdible.

El evento por excelencia ocurre generalmente los jueves, en la que treinta y seis comensales participan de “Avaritia”, una cena lúdica de doce pasos para degustar una gastronomía ambiciosa que no defrauda. La cocina, dirigida por Esteban Leira, ofrece una variedad de platos que son un viaje a todos los sentidos: desde sopa de gallina, risotto de remolacha, raviol de palta y langostinos con salsa de ajo panka, entraña de wagyu sobre verduras al for y salsa de ajo panka dulce, pulpo al plomo con puré de papas, pasta de aceitunas y alcaparras, hasta una “Isla de sushi” sobre una nube de lavanda, bife curado hookipa y cordero grillado con salsa teriyaki y alioli de zanahoria con verduras grilladas con aceite de maní, o un postre de banana congelada recubierta en chocolate con praline de almendras sobre espuma de dulce de leche.

«El evento por excelencia ocurre generalmente los jueves, en la que treinta y seis comensales participan de “Avaritia”, una cena lúdica de doce pasos para degustar una gastronomía ambiciosa que no defrauda. La cocina, dirigida por Esteban Leira, ofrece una variedad de platos que son un viaje a todos los sentidos…»

Los sábados, los días de “iniciación”, Dj´s de todos partes del mundo cubren el ambiente para seguir fomentando la magia del lugar. Sin embargo, la novedad del Purgatorio pasa, más que nada, por los pilares en los que se sostiene: La Sociedad Secreta. La única manera de poder acceder y visitar el bar es formando parte de su comunidad.

El fundador y director general del bar, Gastón Abramoff, le contó a MALEVA cómo surgió éste concepto: “Mi desafío con éste bar fue poder crear un espacio que se pueda ir reinventando con el tiempo, que no deje de ser novedoso. Entonces se me ocurrió pensar que en realidad lo que había que hacer era generar una comunidad (la “Sociedad Secreta”), y no sólo un bar. Dentro de una misma historia, lo interesante es ir generando distintas propuestas”, tanto con la gastronomía, con cada detalle de la ambientación y decoración, como también con la interacción audiovisual y experimental de doce videos que crearon junto con el director de cine Pietro Scappini.

Gastón Abramoff, el alma mater de «El Purgatorio» 

«El fundador y director general del bar, Gastón Abramoff, le contó a MALEVA cómo surgió éste concepto: “Mi desafío con éste bar fue poder crear un espacio que se pueda ir reinventando con el tiempo, que no deje de ser novedoso. Entonces se me ocurrió pensar que en realidad lo que había que hacer era generar una comunidad (la “Sociedad Secreta”), y no sólo un bar…»

“La clave esta en buscar la experiencia sobre la experiencia… Para conocer y entender la historia del bar, hay que experimentar todos los días. No puedo recomendarte uno sólo”, nos afirma Gastón. “Siempre tenemos un plus, un as bajo la manga, para sorprender a los clientes una y otra vez en una misma noche, y hacer que todas las noches sean distintas». El único acceso al público es en primer lugar su página web: www.elpurgatorio.club, para llenar un formulario, y esperar la membresía. Una vez te dan el OK, hay que descargarse una app, y sólo de esa manera se puede elegir un día y reservar así una mesa para visitarlo.

«Ya son 1500 los miembros inscriptos que vienen al bar, y las solicitudes pendientes que tenemos para formar parte no paran, es una locura” sostiene Gastón.

Galería: