Cariló: un bosque a otro nivel / Nueve coordenadas para pasarla muy bien

Desde una cervecería con una terraza muy linda bajo los árboles hasta una galería de arte o el restaurante de un chef premiado/La más exclusiva de las playas argentinas enamora fuerte/Mucha data para ser feliz en el bosque

 

 

Cariló: un bosque a otro nivel / Nueve coordenadas para pasarla muy bien. Por Gastón Pedano.

Cariló es el balneario más exclusivo de la costa argentina. Ubicado a unos 364 kilómetros de Capital Federal y a unos 7 kilómetros de Pinamar (de hecho, es parte del Partido de Pinamar), es un lugar que invita a relajarse y a cortar con la locura urbana apenas entrás en sus túneles de árboles, calles de arena y noches de estrellas en un lugar en el que no hay alumbrado público para no afectar el espectáculo nocturno arriba de nuestras cabezas. Su vegetación, conformada por todo el verde que le dan los altos pinos que decoran el paisaje, le da una identidad muy marcada. El lugar se gana el amor de todos sus visitantes que disfrutan mucho de este micro-mundo de playa, bosque y mar. En MALEVA les acercamos algunas recomendaciones de las que tomamos nota para que tengan en cuenta a la hora de visitar este lugar que invita a relajar y disfrutar.

1) LA VENTOLA: CON ESPECIALIDAD EN PESCADOS Y MARISCOS, ES UNO DE LOS RESTAURANTES MÁS ACLAMADOS DEL BOSQUE / CALANDRIA 1551Este restaurante es uno de los “must” en Cariló y que tenés que anotar en uno de los puntos principales de tu itinerario. Se trata de una marisquería, con un estilo particular y característico, ambientado con objetos de mar (salvavidas, redes, botes, etc.) que da la sensación de estar comiendo en un barco. En su carta se puede disfrutar de pescados, mariscos, rabas, tablas de mar, paella, cocina española, entre otras delicias. Las porciones son abundantes. Recomendación: reservar con anticipación para asegurarse del disfrute total.

2) DEMURU: PARA COMER BIEN DE LA MANO DEL CHEF PEDRO DEMURU / BOYERO 1471

“Escondido” en el centro de Cariló. Este restaurante, capitaneado por el chef Pedro Demurú, cuenta con una amplia variedad de propuestas con diferentes menúes según cada estación del año. Es un lugar ideal para ir a comer tanto en pareja como en grupo. El dato: los días jueves que a los que llaman “jueves diferente” ofrecen un súper menú compuesto por cuatro pasos: dos entradas, plato principal y postre; también ofrecen café y delicias dulces para los amantes de la sobremesa. El dato: sirven pan casero que es elaborado exclusivamente por el chef del lugar. Tiene una bella terraza al aire libre, entre los árboles y aceptan reservas.

3) CARILÓ GOLF: ¡PARA PRACTICAR NUESTRO SWING! Y DESPUÉS TOMARSE UN CAFECITO / ÑANDÚ 964

Inaugurado en 1977 el golf de Cariló, es un espacio al que concurren los golfistas expertos en la materia y cuenta con 18 hoyos en una distancia total de 6.473 yardas. “Es una cancha con dificultad, con tiros ciegos y desniveles en sus fervores”,  cuenta David Leguizamon, dueño del lugar. Además, el Golf cuenta con un bar/restaurante exclusivo llamado “Carpe Diem” donde los jugadores y sus acompañantes, como así también los que quieran ir a ver jugar y contemplar el paisaje, pueden disfrutar de unos muy ricos cafés, entre otras opciones de té, y de noche, los platos fuertes y más elegidos son las pastas y los pescados. Es un plan ideal para disfrutar de una velada relajada, y en silencio, entre los pinos y los hoyos de golf.

4) HONECKER: UNA BOUTIQUE DE CHOCOLATES DONDE TODO ESTÁ BIEN / BOYERO 285

Uno de los puntos obligados para visitar es la boutique de chocolates “Honecker” ubicada en pleno centro (hay dos locales). Es una tienda pequeña pero llena de productos deliciosos que cuando entrás te penetra el aroma a chocolate, cacao y dulces que dan la sensación de estar inmersos en un cuento. Su dueño Osvaldo Foster, hijo de madre alemana, heredó la pasión por el chocolate a raíz de los aromas que había en la cocina de su hogar cuando su madre preparaba los postres con nutella y miel. “Lo que yo hice es replicar lo más posible las recetas de mi madre, aunque esto sea imposible, y adaptar los sabores al paladar argentino como por ejemplo, empleando el dulce de leche. Cuando la gente compra en nuestras tiendas, lo hace para agasajar a los que realmente quiere. Es el regalo que habla de vos”, le cuenta Osvaldo a MALEVA. En la tienda se pueden conseguir alfajores (de nuez, frutos rojos, glaseados, etc.), chocolate en rama, trufas (que tienen que probarlas si o si), mermeladas de frutos del bosque y arandanos, cookies de limón, conitos rellenos de dulce de leche, entre otras delicias que alegran el corazón.

5) PARADOR HEMINGWAY: TERRAZA FOODIE FRENTE AL MAR / ¡PRUEBEN LA TABLA DE MAR! / LAMBERTIANA Y EL MAR

Hemingway es uno de los pocos más exclusivos que tiene Cariló y permance abierto todo el año. Durante la temporada alta ofrecen distintas recreaciones para los clientes como clases de yoga, clases de baile de distintos ritmos, y también, actividades de playa limpia, una de las acciones que más crecimiento e importancia están teniendo a nivel mundial debido al aumento de la conciencia por el cuidado de nuestro medio ambiente. “Nuestro parador es recreativo y saludable” cuenta Juan Topich, el dueño del lugar. En cuanto a la comida, se pueden conseguir pastas (sorrentinos, spaguetis y uno de los platos más destacados como son los raviolones de salmón con salsa de camarones), sándwiches calientes (tostados, de pollo, lomitos y hamburguesas) y sándwiches fríos (de atún y salmón). También hay ensaladas y un must del lugar es la “tabla de mar” que incluye rabas, dados de merluza, papas fritas, gambas, cebolla caramelizada y salsa tartara).

 

6) BENJA´S / WAFFLES Y HAMBURGUESAS EN PLENO CENTRO / AV. DIVISADERO 1510

Este restaurante se encuentra en el laberintoso centro de Cariló y su propuesta central está basada en las pizzas, los waffles y el café. Es un lugar ideal para los más glotones, o para aquellos disciplinados que se quieren dar con el gusto de comer “bomba” en un día de esos nublados que la playa no llama mucho. Un gran descubrimiento: la hamburguesa completa que tiene un gran tamaño y contiene mucho de todo (lechuga, tomate, queso cheddar, bacon, cebolla caramelizada y condimentos). Y por supuesto, para los dulceros, es el restaurante ideal para sacarse el gusto de comer waffles y panqueques como un verdadero postre de deleite. En su carta también se puede encontrar: lomitos, licuados, minutas y menú elaborado del día.

 7) LA PULPERÍA: PARA LOS FANS DE LA BUENA CARNE Y EL MOOD CAMPERO / AV.DIVISADERO 1490

Es uno de las primeras parrillas de Cariló que inauguró hace 35 años (era del padre del gran bartender Tato Giovannoni). Su carta se basa en parrilla clásica (el fuerte del lugar) y asador criollo, salmón y vegetales grillados, además tres variedades de pastas, tortillas y milanesas a la napolitana. “La Pulpería es un clásico en Cariló y la verdad que de nuestra carta le recomendamos todo” nos cuenta Ezequiel Villamil, su dueño. Tiene un estilo campestre y sus mozos están vestidos de gauchos. Un dato a tener en cuenta que las porciones son muy abundantes para compartir. Abierta todo el año. Recomendación: no dejen de pedir la parrillada clásica.

 6) CARILÓ ARTE: PINTURAS Y ESCULTURAS EN LA GALERÍA DE ARTE DE CARILÓ (AVELLANO 264) 

Los amantes y consumidores del arte también tienen su lugar. Un plan ideal para los días fríos o de lluvia es ir a visitar la galería Cariló Arte ubicada en el centro. En ella se exhiben pinturas y esculturas de más de 50 artistas nacionales como Daniela Boo, Milo Locket, Fernando Cauda, Mónica Potenza, Gabriela Pertovt, entre otros. Durante la temporada alta, todos los viernes hay muestra de artistas especiales, y los jueves previos hay talleres de arte vinculados a los artistas que estarán exponiendo al día siguiente. Todas las obras están a la venta. A partir de abril la galería estará abierta de viernes a domingos, y contará con horarios especiales en los fines de semana largo como nos cuenta Virginia Petrozzino, encargada del lugar.

8) LOS TRIGALES: ¿QUIÉN DIJO MEDIALUNAS? / BOYERO Y CASTAÑO

Se trata de una panadería que ya lleva 16 años abierta al público y en donde se pueden conseguir facturas con crema pastelera y dulce de leche, y unas medialunas saladas y dulces de ensueño. Es una tienda pequeña y muy sencilla por fuera, pero con una vidriera acogedora en donde se exhiben sus productos que invitan a pasar. Ideal para comprar una buena dosis de medialunas para un día de playa o una tarde de Netflix. También venden tartas, tortillas, empanadas, panes rellenos y saborizados, entre otros productos deliciosos.  

9) 1516: “LA” CERVECERÍA DE CARILÓ / NO DEJEN DE PROBAR SUS EMPANADAS DE CORDERO / CABRERA 5225

Con mesas al aire libre en un canchero deck de madera bajo pinos enormes, y un sector cerrado con una linda barra, luces tenues y grandes ventanales, está la primera sucursal de la cervecería 1516, la primera de Cariló y de esta marca que desde el bosque se extendió hasta Palermo y Luján. Tienen varias canillas de cervezas de todo el país y algunos platos estrellas como sus empanadas de cordero que están re bien. Dato no menor: atienden con una sonrisa.

 

BONUS TRACK PARA ALOJARSE: VILLE SAINT GERMAIN (SPA Y RESTAURANTE GOURMET)

Ville Saint Germain es un apart hotel ubicado a ¡sólo 50 metros del mar! Contiene uno de los spa más grandes e innovadores del partido de la costa, con un diseño moderno y de gran calidez distribuido en tres plantas donde se puede disfrutar de un sauna húmedo y uno seco, una sala de masajes a la carta que te hacen renacer, duchas de sensaciones, un exclusivo sector privé y una piscina climatizada con nado contracorriente y cascada. Un must del lugar: reposar sobre las tumbonas calefaccionadas para relax que te hacen dormir como un bebé. El lugar cuenta con batas, sahumerios, iluminación tenue y música instrumental que te hacen sentir de la realeza. También cuenta con un exclusivo restaurante en la planta alta para deleitar el paladar que se encuentra abierto al mediodía y a la noche durante todo el año. De la carta se puede optar entre pastas caseras, pescados, carnes, aves, sopas, ensaladas, comida hindú y postres. El mismo chef del lugar se encarga de consultarte tu opinión del plato y te cuenta detalles de su elaboración. Recomendación: no dejen de pedir los ñoquis con salsa de lomo y hongos de pino. “Nosotros trabajamos para la hospitalidad y la innovación, son dos palabras que nos definen” cuenta Fernanda González, gerente del lugar.

Fotos: gentileza restaurantes, hoteles y galerías de arte mencionadas.

Foto destacada: gentileza Turismo Municipalidad de Pinamar (Pinamar Conecta)