GOLDEN GLOBES 2018: OPRAH ESTUVO BÁRBARA CON SU DISCURSO (PERO NATALIE PORTMAN LA SUPERÓ CON UNA PALABRITA) / ¿NO LES PARECE? / POR CAMI DE RIENZO

rs_634x1024-180107200010-634.natalie-portman-2018-golden-globes-show-2.ct.010718Nathalie Portman en el momento genial en el que presentó a los directores “hombres” nominados
 

GOLDEN GLOBES 2018: OPRAH ESTUVO BÁRBARA CON SU DISCURSO (PERO NATALIE PORTMAN LA SUPERÓ CON UNA PALABRITA) / ¿NO LES PARECE? / POR CAMI DE RIENZO.

Oprah Winfrey puede hablar de lo que quiera que aplausos va a haber. Pero, esta vez, la repercusión del discurso que dio en la entrega de los Globos de Oro el pasado 7 de enero, luego de haber sido galardonada con el premio Cecil B. DeMille por su trayectoria en la industria del entretenimiento, generó mucho más que aplausos. El clima de denuncia a los abusos machistas de Hollywood que se viene haciendo escuchar hace ya meses, fue el principal protagonista de la ceremonia y no se dejó de hacer presente ni por un segundo. Desde el negro en la vestimenta de todos – se cuentan con la mano quienes se mantuvieron al margen de aquella decisión –, hasta cada palabra que se eligió a la hora de subir al escenario. A veces con humor (muy negro, casi demasiado), y otras veces con la mayor de las seriedades.
“Por mucho tiempo, las mujeres no han sido escuchadas ni se les ha creído si se atrevían a contar su verdad al poder de esos hombres. Pero su tiempo se acabó”, afirmó la actriz, con la entonación y fuerza digna de un buen preacher, seguido de una explosión de ovación. Usar ese tiempo para hablar en contra de la violencia de género y agradecer a las víctimas que fueron lo suficientemente valientes como para contar sus historias fue lo que le puso la piel de gallina a más de uno y la hizo ser merecedora de tanta emoción y popularidad (cuando pensamos que ya no podía ser más querida, nos demostró que sí). A tal nivel, que no faltaron los rumores y debates acerca de su candidatura a presidente en el 2020, al punto que hasta Trump salió a hablar al respecto.

“Por mucho tiempo, las mujeres no han sido escuchadas ni se les ha creído si se atrevían a contar su verdad al poder de esos hombres. Pero su tiempo se acabó”, afirmó la actriz, con la entonación y fuerza digna de un buen preacher, seguido de una explosión de ovación. Usar ese tiempo para hablar en contra de la violencia de género y agradecer a las víctimas que fueron lo suficientemente valientes como para contar sus historias fue lo que le puso la piel de gallina a más de uno.”

 
Pero aquel clima esperanzador que dejaron sus 10 minutos de discurso, fueron casi que destronados por una sola oración. Un mínimo detalle. A la hora de anunciar los nominados a mejor director del año, Natalie Portman decidió posicionarse frente a la polémica: “Y aquí están todos los hombres nominados”. Traducirlo y escribirlo le saca el impacto y el énfasis que tuvo en aquel momento. Agregando una sola palabra a una oración muy simple y repetida, le pegó una bofetada al jurado de tan poderosa Academia y revolucionó el evento y todo lo que vino después.
Y acá empieza la polémica. ¿Estuvo bien o mal? ¿Fue demasiado violento? ¿Estaba ensayado o se la jugó sola? Nadie niega que Oprah movilizó a muchos y defendió lo que está bien con mucha altura, pero las palabras de Natalie generaron algo que tal vez el discurso de Oprah no: entender que todavía falta mucho. En Hollywood y en el mundo, no hay que olvidar que, aunque estamos en un proceso de cambio, hay mucho más por denunciar y cambiar. Cantar victoria es casi tan errado como no decir nada al respecto. Puede ser, entonces, que el principal interrogante comparando las dos posturas sea si el impacto es mayor, y se logra algo más, cuando se usa la polémica y se es disruptivo (como Natalie), o cuando se apela a lo emocional y se habla desde lo correcto y lo aceptado (como Oprah).
El tremendo discurso de Oprah Winfrey por el HuffPost de México