¿Cómo seguir pasándola muy bien en la ciudad cuando tenés un bebé?

Todo cambia cuando tenés un hijo: tu vida y también la ciudad/Parece difícil volver a disfrutarla cómo lo hacías/Pero no todo está perdido: está lleno de propuestas para que padres y madres la sigan pasando super ¡Y con su bebé! Desde cines hasta librerías, desde restaurantes hasta clases de yoga

Librería “Abrazandocuentos”: para perderse entre libros geniales para chicos 

 

¿Cómo seguir pasándola muy bien en la ciudad cuando tenés un bebé?

Buenos Aires cambia radicalmente cuando te convertís en madre o padre. No solo empezás a mirar el estado de las veredas mientras arrastrás cochecito con fuerza, aprendés qué estaciones de subte tienen ascensor y te dedicás a usar todas y cada una de las rampas que aparecen en el camino, sino que reinventás y apreciás los lugares desde una nueva perspectiva. Acá en MALEVA les dejamos algunas coordenadas y planes para trazar un nuevo mapa de hábitos y hacer la vida con bebés pequeños más llevadera en la ciudad de la furia.

1) PODÉS IR AL CINE Y AL TEATRO (CON TU BEBÉ DE 0 A 18 MESES) / ¡HASTA TIENEN CAMBIADORES!

Hace bastante que existe en muchas otras ciudades del mundo como San Pablo y Londres y, por suerte, ahora llegó a Buenos Aires y próximamente a Rosario. Si vivís en la ciudad, podés ir al cine con tu bebé de 0 a 18 meses gracias a Cinemamá Argentina, que organiza dos sesiones por mes en Palermo o Caballito para que puedas disfrutar de alguno de los últimos estrenos. La peli se elije mediante una votación de los espectadores. ¿En qué se diferencia esto de esconder a tu bebé en la función de las once donde pensás que ninguna de las tres personas que van a esa hora se va a dar cuenta? Las funciones especiales para mamás y papás con bebés tienen un sonido ambiente más bajo y hasta hay cambiadores y un espacio de juego para deambulantes en la misma sala. Si de teatro, música y títeres se trata, atentos a Estación Primera Infancia. En su página podés enterarte de todas las obras de teatro en cartel e instalaciones sensoriales pensadas especialmente para bebés creadas por Proyecto Upa y Casa de Títeres, que juntos suman más de treinta años trabajando para los más chicos.

2) AIRE PURO: EL JARDÍN JAPONÉS Y EL JARDÍN BOTÁNICO, ON THE TOP

Los parques de Buenos Aires son muy buenos aliados a la hora de alivianar las tardes. Hay muchos y la cercanía es clave. Recordá que algunos son de más fácil acceso que otros; los bosques de Palermo y el Jardín Botánico son dos clásicos que no fallan, pero es importante evitar la hora pico si vas a visitar los patos al lago para no tener que discutir con ciclistas y gente en rollers sobre si te corresponde o no usar el carril exclusivo para gente entrenando. Con calzado adecuado, y un buen cochecito, no te para nadie. El Jardín Japonés es otra gran opción (en la web podés ver las actividades y los días en los que la entrada es gratis, www.jardinjapones.org.ar ). Si tenés suerte y tu bebé se duerme, hasta podés tomarte un té en el restaurante mientras aprecias la flora japonesa a través de las ventanas circulares.

3) CAFÉS CON FÁCIL ACCESO Y MESITAS EN LA VEREDA

Salir a dar una vuelta y tomar un café para cortar el día es de las actividades más frecuentes para mamás, papás y sus pequeños. Aunque algunos desaconsejan el consumo de cafeína, la realidad es que si no dormís bien hace meses una buena taza resulta a veces la gran alegría del día. En una ciudad donde abundan los lugares para sentarse a tomar café, es difícil elegir. Sin embargo, ganan los de fácil acceso como Nucha sobre la calle Dorrego (al 1989), que además de estar ubicado enteramente sobre la planta baja, tiene grandes puertas con rampas que hacen muy fácil la llegada. Con cambiador en los baños amplios y un personal muy amigable con los bebés, es ideal para pasar una tarde comiendo magníficas tortas y mirando la gente pasar.

4) DESDE MÚSICA PARA CHICOS HASTA BABY PAINTING

Creer o reventar. Mi bebé de doce semanas se emociona cuando le canto las canciones que aprendimos en Kindermusik, un programa de iniciación musical creado en Estados Unidos en 1978 con sede hoy en más de sesenta países. Se puede ir desde las cinco semanas de vida a las clases de una hora y hay varias sedes (la de Nuñez que visitamos es impecable @little_cambridge). Libros, títeres, instrumentos musicales, juguetes y un acercamiento a los sonidos muy orgánico, todo bajo la coordinación de músicos formados para trabajar con bebés y niños pequeños. En la sede también funcionan clases de Baby Painting (clases de arte para bebés) y sesiones de juego abierto, todo en inglés y español. También hay opciones gratuitas para jugar en grupo: no hay que olvidarse de las juegotecas barriales de la Ciudad, que son abiertas al público y se pueden visitar desde los dos años. Más info www.buenosaires.gob.ar/desarrollohumanoyhabitat/ninezyadolescencia/juegotecas.

5) ALMORZAR SANO Y PODER CHARLAR LARGO Y TENDIDO

¿Qué sería del puerperio si no pudiéramos compartir con otras mujeres los pensamientos y sensaciones? Para continuar las charlas entrecortadas por whatsapp pasada la medianoche mientras das la teta y te informás sobre lo qué pasó en el mundo un día después, una buena idea es un almuerzo largo bien pasado el mediodía (y antes de que llegue la gente a merendar). Buscar lugares descontracturados sin mantel de lujo es una opción tentadora. Il Ballo del Mattone (Gorriti 5737), en sus tres sucursales sobre la palermitana Gorriti, es un lugar pro familia con niños y bebés, y ese espíritu se traslada al festival callejero Al Dente que se realiza cada diciembre. Moshu (Moldes 3802) en Saavedra, es una propuesta cálida y amigable, con música ambiente a niveles perfectos para charlar. Las ensaladas son una excelente opción sana para recargar pilas pero el imperdible son las tostadas de palta con un buen café colombiano (el segundo del día, por qué no). Si el día acompaña, te prestan una canasta y un mantel para hacer un picnic en el parque que queda justo enfrente. Hay juguetes para chicos, sillas para bebés y cambiador en el baño.

6) ¡A LEER MUCHOS CUENTOS! / LA LIBRERÍA “ABRAZANDOCUENTOS” Y ALGUNAS GENIALES BIBLIOTECAS PÚBLICAS INFANTILES O DIRECTAMENTE UNA “BEBETECA” EN NUÑEZ

La literatura infantil ocupará tu biblioteca, tus tardes y tus noches. ¿Cuándo conviene empezar a leerle cuentos a los bebés? ¿Y qué tipo de cuentos? Según Barbara, italiana residente en Buenos Aires desde 2006 y dueña de Abrazandocuentos, lo antes posible. Esta librería con sede física en Palermo pero que desde hace años existe virtualmente, alberga más de 800 títulos para bebés, niños y adolescentes y una sección de libros especializados en crianza. En el lugar también se realizan espectáculos para niños y talleres varios (Julián Álvarez 1921) . Si estás buscando opciones que no involucren comprar, animate visitar las bibliotecas públicas infantiles. En“Reina Batata” en Núñez (11 de Septiembre 1801) funciona una bebeteca, con libros de tela y juegos aptos para bebés.

7) LOS MUSEOS: ESOS GRANDES ALIADOS

Hay once museos bajo la administración del Gobierno de la Ciudad, además de las instituciones y colecciones privadas. Desde el mega contemporáneo MALBA hasta el Museo Quinquela Martín en La Boca, pasando por el casi desconocido museo de esculturas Luis Perlotti en Caballito, la oferta es amplia y, en muchos casos, gratuita. Los podés visitar de día y, para una salida nocturna, aprovechar la Noche de los Museos. Todos tienen agendas cargadas de actividades, muchas de las cuales están enfocadas a madres, padres y niños. Solo necesitás planificación y un puñado de snacks para pasar una tarde en contacto con el arte.

8) VAS A HACER EJERCICIO, AMIGOS NUEVOS  ¡Y YOGA JUNTO A TU BEBÉ!

La maternidad puede ser en sí misma un entrenamiento físico más completo que cualquier clase de fitness. Pero ejercitar no es solo para el cuerpo. Desde el 2018 Madres Rodantes organiza caminatas en las que bebés en carrito y/o porteados salen a pasear con sus progenitores mientras se socializa y se visitan lugares aptos para toda la familia. Aunque no lo creas, también existe una maratón anual de madres y cochecitos organizada por Mamás en Movimiento, que también ofrecen clases para hacer actividad física sin dejar al bebé en casa. Para alivianar el postparto y reorganizar, alinear y reencontrarse con el cuerpo y alma anteriores, podés retomar tus clases de yoga con tu bebé junto a otras madres. En El Yoga y Vos en Las Cañitas se ofrecen estas clases y se las complementa con masaje shantala al final de cada encuentro para que mamá y bebé vuelvan relajados a casa en El Yoga y Vos.

9) UNA MANERA DISTINTA DE HACER SHOPPING

Estar mucho tiempo en la calle tienen sus ventajas: caminando descubrís lugares nuevos, comparás precios de frutas y verduras y te cruzás con locales nunca antes vistos. Si el calor te abruma en pleno verano, siempre están los shoppings y sus aires acondicionados. Pero si de andar se trata, te recomendamos algunas tiendas interesantes. Para comprar lindos regalos para bebés, recomendamos tienda TITA (Jorge Newbery 3540), KOM (Conesa 600) en Colegiales y Booh (José A. Cabrera 5015) en Palermo. Las noches son largas y comprar por Internet es siempre una tentación: algunas cuentas imperdibles, para fomentar la creatividad, mirar juguetes hermosos e inspirarse con decoración de ensueño son HolaCria, LaBlancherie, TiendaFestival y Lala Montessori.

Si tu casa está llena de objetos desperdigados por doquier, una opción sustentable y económica es alquilar juguetes. Un emprendimiento creativo y familiar creado por tres mamás es la tienda virtual Pickatoy en la que podés pedir desde cuatro juguetes por mes por solo $500.

10) ¿DÓNDE CENAR EN PAZ? RESTAURANTES BABY FRIENDLY

¿Quién dijo que salir a cenar en familia tiene que involucrar manteles de papel? La Locanda, restaurante italiano en Recoleta (José León Pagano 2697) es una opción baby-friendly. Con cambiadores en los baños y sillas adaptables de bebé para los que ya se sientan solos es una excelente salida de noche solos con bebé (la nueva definición de soledad al tener un hijo o hija). En zona norte, Martínez, el único restaurante de la cadena P.F. Chang’s en Argentina (Av Libertador 13.701) ofrece un menú infantil abundante y entretenimiento en las mesas garantizado para los hermanos más grandes. También sirven tragos sin alcohol visualmente atractivos para que las madres dejen por un momento de extrañar ese gin tonic que tomaron hace más de un año. Ambos lugares tienen un nivel de volumen de música óptimo y un ambiente relajado. No te van a mirar desde otras mesas esperando que te vayas pronto con cara de “la próxima quedáte en casa”. Y eso, durante los primeros dos años luego de traer un ser más al mundo, vale mucho.

Foto Jardín Japonés: FlickR Creative Commons Pedro Angelini.

Fotos: Pau Salischiker, Unplash y gentileza lugares mencionados.