Casamientos, malditos casamientos, pero no desesperen

Casamientos, malditos casamientos, pero no desesperen
Por Elena Furst Zapiola
Casamientos, malditos casamientos. Cada vez que tengo uno, empieza la locura por saber que me pongo. Llega marzo, abril, y la temporada está que arde. Ellas no saben que ponerse y ellos solamente se ponen el traje y listo. ¿Qué ganas de ser hombre no? No es fácil encontrar un buen vestido en Buenos Aires y lo que te gusta siempre está carísimo.
Que ya me lo vieron en el casamiento anterior, que es verano y tengo todo invierno, que estoy más gorda y no me queda como antes, que voy a ir por primera vez con mi novio, podría estar todo el día tirando las típicas frases que decimos antes de ir. No hay vestidos, juro pero juro que es así. Nadie, por ahora pudo conquistar este mercado tan deseado por las porteñas.
¿Qué quiero transmitirles con este post? Que no desesperen: yo tengo la solución. La idea es que reciclemos lo que tenemos en nuestro armario. Es muy importante que tengan a mano un buen vestido negro, que lo podes combinar siempre con distintos accesorios. Algún blazer o falda arreglada de color negro que puedas completar con algo arreglado y nuevo arriba. Soy amiga del negro, no le tengan miedo es el color que más nos ayuda para este tipo de eventos. Los pantalones arreglados son mi recomendación del día. Anímate a usarlos, no todo es vestido en casamientos.
Comparto un dato: en la tienda Zara podes encontrar unos vestidos negros, faldas y hasta pantalones a precios súper accesibles, acuérdense que estamos en economía de guerra mis queridas fashionistas. ¡Menos plata, menos shopping! Espero que los tiempos mejoren y mi amiga la tarjeta pueda volver a pasear por los shoppings de Buenos Aires.
¡Algunos looks!