UNA RECORRIDA JUNTO A SARA FACIO POR SU MARAVILLOSA MUESTRA "PERÓN" EN EL MALBA / POR SOL DI VITO

Sara Facio en su exposición en Malba. PH_Guyot.Orti_01

A sus 85 años, Sara está en plena actividad 
UNA RECORRIDA JUNTO A SARA FACIO POR SU MARAVILLOSA MUESTRA “PERÓN” EN EL MALBA / POR SOL DI VITO. FOTOS: GENTILEZA MALBA (PH GUYOT ORTIZ).

Tras una vida del otro lado del lente, los flashes la incomodan. “¿Empezamos?”, pregunta con una sonrisa de labios rojos, su marca registrada. A sus casi ochenta y seis años, Sara Facio, la legendaria fotógrafa argentina, inaugura el calendario 2018 en MALBA con “Perón”, una recopilación de ciento quince fotografías que documentan los 591 días que transcurrieron entre el retorno del popular líder político y su muerte.
Para el primer recorrido de la muestra – todavía faltan vidrios en algunas vitrinas, “no es interactivo”, advierten antes de entrar – la mujer responsable de por ejemplo un icónico retrato de Julio Cortázar, viste un saco verde agua, aros dorados que hacen juego con un sofisticado prendedor que lleva en su pecho y su bastón, con el que señala las fotos encuadradas en la sala 3 del primer nivel del museo.
Pero es Ataúlfo Pérez Aznar, fotógrafo, docente, crítico y curador de esta exposición, quien toma la palabra. “La muestra surgió casi de casualidad”, confiesa, “estábamos con Sara trabajando en el libro retrospectivo sobre este registro documental que realizó en los setenta cuando vi el potencial que tenía”. Se trata de un material con más de mil quinientas fotografías tomadas entre los años 1972 y 1974  que fueron expuestas por primera vez recién en 1985, pero nunca de forma exhaustiva, y sobre el cual Pérez Aznar no dudo en editar un libro. Un material producido a pedido de una gran amiga, Cristina Orive, para la agencia Sipa Press francesa, en su misión por cubrir el torrente de sucesos que ocurrían en Latinoamérica en esos días: Perón en Argentina, los tupamaros en Uruguay y lo que sucedía con Allende y la dictadura posterior en Chile. Un material con una considerable carga política que Sara, conocida por sus retratos y no por su labor como fotoperiodista, no quería dar a conocer.
Sara Facio y Ataúlfo Pérez Aznar. PH_Guyot.Orti_01

“Tras una vida del otro lado del lente, los flashes la incomodan. “¿Empezamos?”, pregunta con una sonrisa de labios rojos, su marca registrada. A sus casi ochenta y seis años, Sara Facio, la legendaria fotógrafa argentina, inaugura el calendario 2018 en MALBA con “Perón”, una recopilación de ciento quince fotografías que documentan los 591 días que transcurrieron entre el retorno del popular líder político y su muerte.”

“El punto de partida fueron los contactos”, explica el fotógrafo, nostálgico por los métodos de trabajo previos a la pantalla digital. Estos mismos contactos, montados con abrochadora en los típicos cartones grises, bordo y fucsia del ministerio, también se exponen junto con otras piezas documentales de la época como tapas de diarios y revistas. Ese fue el inicio de un trabajo de tres años que reuniría un cuerpo de trescientas imágenes y que pronto daría lugar a encuentros casi semanales e intensas discusiones para concretar lo que hoy y hasta julio se puede encontrar en MALBA. “Lo que tratamos de armar es un discurso que comienza con el retorno de Perón hasta su fallecimiento, es totalmente cronológico”, explica.
Una máster class en historia argentina, eso es lo que es. Empezando por la “primera vuelta” de de Juan Domingo Perón a la Argentina cuando designó a Héctor José Cámpora como el candidato presidencial para las elecciones de 1973, los festejos en el obelisco tras su victoria, pasando por los sucesos ocurridos en Ezeiza el 20 de junio de 1973, la renuncia de Cámpora, la asunción temporaria de Lastiri, el proceso electoral con la fórmula Perón-Perón, el aniversario de la muerte de Evita, el histórico discurso de “imberbes” y hasta la llegada de su muerte, está todo. Son tres los cuartos en los que se divide la exposición, que culmina en la isla central, del otro lado de la pared. Al entrar a la sala y dirigir la mirada hacia la izquierda, fotografías de afiches que ilustran los pensamientos de la sociedad previos al retorno y que promocionan polémicos candidatos, contextualizan al espectador. Lo curioso es que muchas de los retratos de personajes públicos como Julio Chamizo y Raúl Ondarts, candidatos por Nueva Fuerza, que aparecían en estos afiches, también habían sido fotografiados por la mismísima Sara Facio. “La foto de la foto”, comentan.
Sara Facio_Vista de Sala_PH Guyot_Mendoza_Orti_04

“Lo que no contó Ataúlfo, porque me cuida, es que el día del indulto, no hay ninguna foto de Villa Devoto porque estaba tan oscuro, tan oscuro que no me salió ninguna foto. No había cámaras digitales”, confiesa Sara Facio que sólo interrumpe el relato de Pérez Aznar con estos datos curiosos que le dan aún más vida y contexto a las fotografías.”

Y a medida que pasan las fotos, pasan estos casi dos años que parecen haber durado mucho más. Una historia de 591 días en donde solo una fotografía rompe con el orden cronológico. Un detalle curacional, una licencia tomada en la sala del fondo, donde una imagen tomada en simultáneo a los carteles del principio irrumpe en el relato, a fin de ilustrar el período. El curador, quien conoce cada detalle de memoria, explica el porqué de la elección de cada fotografía, porqué son todas “muy emblemáticas” y qué fue lo que logró la artista con ellas. “Lo que no contó Ataúlfo, porque me cuida, es que el día del indulto, no hay ninguna foto de Villa Devoto porque estaba tan oscuro, tan oscuro que no me salió ninguna foto. No había cámaras digitales”, confiesa Sara Facio que sólo interrumpe el relato de Pérez Aznar con estos datos curiosos que le dan aún más vida y contexto a las fotografías.
Al recorrer la muestra, aquellos que vivieron en primera persona esta época tratan de rememorar dónde estaban cuando estos eventos, inmortalizados por el lente de una de las cofundadoras del Consejo Argentino de Fotografía, tenían lugar. Se esfuerzan por reconocer a los personajes capturados en las fotos –“Quién es ese?, apuntan hacia la imagen de la asunción de Hector Cámpora, “Me parece que era un guardaespaldas”, atina Sara. “Algo interesante que pasó es que muchos de los protagonistas de las fotos se reconocieron a través de las redes sociales y nos están escribiendo. A través del MALBA también aparecieron algunos de los que están arriba de las camionetas festejando en el obelisco. Está bueno que el museo sea reflejo de esa historia y que podamos no solo tener testimonios fotográficos pero también las historias  detrás”, explica Guadalupe Requena, Coordinadora Ejecutiva de Comunicación del museo.
Es que si hay algo particular del trabajo de Sara Facio, es su involucramiento en cada suceso. Es el haber estado ahí, haberlo vivido y no solo haber fotografiado los sucesos y sus protagonistas pero haber retratado al pueblo, sus acciones y reacciones en primera persona, lo que hace esta muestra imperdible. No hay evidencia más clara que el comparar las fotografías de los montoneros arreando las banderas en mayo de 1974 tomadas por Sara con aquellas aéreas en las que se ve la plaza vacía, tomadas por reporteros de diarios y revistas desde los palcos. “Acá es donde a mí me parece que está el cuerpo, el sentido, la empatía que Sara logró con los retratados. Esta muestra tiene a su vez el complemento del sufrir individual y lo experimentado colectivamente”, reflexiona Pérez Aznar, “esa es la cuota de poesía que supo darle Sara a su trabajo”.
Sara Facio_Vista de Sala_PH Guyot_Mendoza_Orti_09

“Una master class en historia argentina, eso es lo que es esta muestra. Empezando por la “primera vuelta” de de Juan Domingo Perón a la Argentina cuando designó a Héctor José Cámpora como el candidato presidencial para las elecciones de 1973, los festejos en el obelisco tras su victoria, pasando por los sucesos ocurridos en Ezeiza el 20 de junio de 1973, la renuncia de Cámpora, la asunción temporaria de Lastiri, el proceso electoral con la fórmula Perón-Perón…”

Al terminar el recorrido, Sara se sienta, ya cansada. “Estoy muy contenta con esta exposición, muy agradecida con Ataúlfo por haber rescatado el archivo de mi trabajo que yo lo tenía muy secreto, y agradezco también a esta casa”, dice. Sara Facio y su muestra cierran el programa de artistas mujeres latinoamericanas iniciado hace ya dos años en el que se propuso poner en valor la producción de artistas no reconocidas en el medio o de mostrar trabajos inéditos de creadoras renombradas. Entre otros proyectos, Sara Facio se encuentra próxima a inaugurar la Fundación María Elena Walsh, quien fue su compañera por tres décadas, en Paraguay al 1400, junto a su estudio. “Ahora me voy que tengo que volver mañana”, dice mientras se dirige hacia la salida, en referencia a la conferencia inaugural que tuvo lugar el miércoles 7 de marzo. Una vida más que ocupada a los 85 años.
 

Sara Facio. Asume Campora. Plaza de Mayo 25.05.1973 Sara Facio. Asume Perón. Muchacho en Plaza de Mayo. 12.10.1973 Sara Facio. Cierre de campaña de Hector J. Campora, Avellaneda. 08.03.1973 Sara Facio. Festejos en el Obelisco 17.11.1972 Sara Facio. Muchacho en Plaza de Mayo. 12.10.1973