TE CONTAMOS UN SECRETO: TRES NOVEDADES FOODIES PARA TODOS LOS GUSTOS / POR CAMI DE RIENZO

1. CINCINATTI: PIZZAS A LA NAPOLITANA, PASTAS, Y UNA SELECCIÓN DE VINOS, CERVEZA Y TRAGOS DE AUTOR IMPERDIBLE (UNA BOMBA LA PIZZA DE PROSCIUTTO Y BURRATA) / ESMERALDA 924 – RETIRO

unnamed (4)
Cincinatti llegó ofreciendo el espacio tano que le faltaba a la rutina del centro porteño. ¿La propuesta? Pizzas de estilo napolitano junto a otros platos sencillos pero potentes “alla italiana”. Las alternativas incluyen, por ejemplo y para empezar, un pulpo a la leña. Las especialidades pizzeras son la Cincinnati – con pomodoro, burrata, prosciutto italiano, tomate cherry y rúcula a $390 – y la Cuatro formaggi – que incluye mozzarella, gorgonzola, boconccino y mascarpone, a $340 –. Si de pastas se trata, la oferta se vuelve aún más tentadora: sorrentinos de osobuco braseado, risotto gorgonzola o spaghettis con almejas y berberecho.
Además, como toda apertura joven no le hizo caso omiso a las bebidas. Birras – con happy hour incluido, de 17 a 20h –, sidra tirada 1888, una carta de vinos de amplia variedad de etiquetas, y una carta de cocktails de autor. Vas a poder pedir, por ejemplo, el Gin Tonic Ristretto, con gin, café expresso, agua tónica y limón. ¡Una bomba!

2. LA NOIRE: CAFETERÍA DE ESPECIALIDAD FRANCESA EN UN ESPACIO SÚPER VINTAGE, BOHEMIO Y COOL / BONPLAND 1173 – VILLA CRESPO

noir
Vintage, bohemio, canchero y francés. Así es La Noire Café. Paredes descascaradas, lámparas colgantes, colores pasteles, sillones antiguos, madera y un ambiente verdaderamente único y cuidado reciben a quienes ya oyeron nombrar a la nueva cafetería y pastelería de especialidad de Villa Crespo. Pero, además de las delicias dulces y el espacio cool, el arte también dice presente. Músicos en vivo y muestras de fotógrafos – inauguró en abril, por ejemplo, la fotógrafa francesa Nadege Gaillard – llenan los sentidos de los clientes y hacen de esta una experiencia cafetera ideal.
Pero, como es de especialidad, el café sabe cumplir con paladares exigentes. Expresos, capuccinos, flat white y todo lo que no puede faltar en espacios de esta índole. Para complementar el nivel, la pastelería (también francesa) está muy a la altura. Croissants, tortas caseras como key lime pie, tostadas, budines, sándwiches y más. ¡Una joyita que hay que conocer!

3. BUENOS AIRES VERDE SE RENOVÓ: MUCHA MADERA, UN ALMACÉN Y DETALLES COLORIDOS DE UNA ESTÉTICA GENIAL (ENTRE LOS PLATOS VEGGIES Y RICOS DE SIEMPRE) / GORRITI 5657 – PALERMO

34581166_1993293734037506_7537827652141318144_n
Si bien su existencia no es una novedad, sí lo es su reapertura. Hace solo un mes, Buenos Aires Verde reabrió su local de Palermo completamente renovado. Detalles súper cancheros, ladrillos blancos, colores y una estética cálida hacen de la propuesta una incluso más atractiva y moderna. El piso hace referencia a la tierra, el nuevo almacén expone los productos que usan para sus recetas y los colores suaves generan una atmósfera tan agradable como instagrameable.
Para los que no lo conocían, Buenos Aires Verde se explica en su nombre: están en busca de una alimentación saludable y orgánica. Ponen el foco en el cuidado de los ingredientes, esquivando aditivos y químicos. “Alimentación inteligente” creada por su fundador, el chef Mauro Massimino. Con muchas opciones para veganos y celíacos, su menú va desde sándwiches, sopas (hay hasta de palta o calabaza y naranja), ensaladas, guisos, polenta, pasteles, risottos, pastas y la lista sigue y sigue. Todas recetas originales que tientan hasta al más fan de las hamburguesas y lo calórico.