"NO ME ESPERABA IR AL FESTIVAL DE VENECIA Y FUE INCREÍBLE": BELÉN CHAVANNE / ENTREVISTA / POR CANDELA INI

Belen-14
El Ciudadano Ilustre: Belén actuó en la película que quiere competir en los Oscar

 
 
“NO ME ESPERABA IR AL FESTIVAL DE VENECIA Y FUE INCREÍBLE”: BELÉN CHAVANNE / ENTREVISTA / POR CANDELA INI, FOTOS: JUAN PABLO SOLER.
Belén Chavanne (27) desayuna tostadas con palta y un café con leche de almendras a las 12:44 del mediodía. Se define como una persona sin rutinas y sin un estilo claro porque prefiere ser un personaje distinto de acuerdo a la ropa que usa y al estado de ánimo que la convoca. Por eso, puede vestirse dark y sentirse así o puede elegir salir a la calle vestida de colores y con anteojos grandes como si fuera 1969. Este año, para ella, es de estrenos: interpreta a Julia en el Ciudadano Ilustre, la película dirigida por Gastón Duprat y protagonizada por Oscar Martínez y Andrea Frigerio, y a Elena en la película Resentimental, dirigida por Leo Damario y con estreno próximo para fin de octubre. También se aproxima el estreno de la mini serie francesa From the shadows, dirigida por Nicolás Pérez Veiga, donde comparte elenco con Alejandro Awada y Matias Mayer.
Belén insiste en que no hay que ver cine argentino para apoyarlo, sino porque está a la altura y porque tiene muchas historias para contar que se encuentran por fuera de los cánones de historias argentinas. Su carrera actoral está en auge y su personalidad lo explica todo.
Belen-8
Su vocación es actuar, el modelaje es un pasatiempo

“Lo que es modelaje siempre fue desde un lugar como más publicitario, nunca estuve en el mundo de la moda. Pero hacer fotos y hacer publicidad es como ser moza mientras estudiás. Para mí fue eso, que además me daba cancha con otras cosas, me divertía mucho. ”
 

¿Cómo empezaste tu carrera como actriz?
Lo primero que hice fue champs 12, antes de Casi Ángeles. No había trabajado nunca como actriz, y dije “voy a ver qué onda esto.” Y fue un crecimiento muy grande desde ese día, que tenía 17 años, y empecé a trabajar. Y empecé a hacerlo hasta tomármelo más en serio. Hasta empezar a estudiar, hasta hacer una película, hasta encontrarme con un proyecto con el que me sienta mas identificada. Son muchos cambios y crecimiento. Pero siempre fui nutriendo esa faceta. No otra cosa. Desde que trabajo que trabajo de esto, entonces no conozco otro mundo. Y lo que es modelaje siempre fue desde un lugar como más publicitario, nunca estuve en el mundo de la moda. Pero hacer fotos y hacer publicidad es como ser moza mientras estudiás. Para mí fue eso, que además me daba cancha con otras cosas, me divertía mucho. 
¿Cómo te formaste?
Creo que me formé más que nada trabajando, pero en el primer trabajo que tuvimos, ese de Champs 12, los productores nos pusieron una coach, Paula Herrera, tres meses antes de empezar a filmar porque había muchos actores que éramos nuevos. Entonces estaba ella ahí, ayudándonos a crear los personajes, y fue con la primera que laburé en serio así actoral. También estudié un poco con Norman Briski, estudié con Joy Morris y estudié en los angeles con Stella Adler. De todas formas creo que mi formación surgió mucho más trabajando. Pero te diría que empezó a los 14. No era actriz pero mi primer trabajo fue en MTV como conductora, que no me gustaba nada porque me veía a mí. No soy yo la que quiero verme cuando estoy ahí. 
¿Con qué papel te pasó eso?
En la serie nueva, From the shadows, la que hicimos con Primo para Iconoclast. Me pasó eso y tuvo mucho que ver el director, Nico Pérez Veiga, que fue el gran responsable de que todo eso fuera así. Con Nico hicimos un laburo arduo para sacar a Belén y meter a otra persona. El guión lo pedía, el director lo pedía. Algunas películas cuentan por los hechos, pero mi personaje en esa serie es un personaje al que todo lo importante que le pasó en la vida no lo ves, te lo tiene que contar ella. Te dan un poco de data, pero lo importante no lo ves. No está en guión, no está en escena. Entonces hay un laburo muy para atrás, de otra profundidad. También fue el primer rodaje de un papel muy importante, protagónico, donde realmente noté la diferencia.

Belen-4
Belén también vivió en México y en Los Ángeles, Estados Unidos

“No me imaginaba lo que sucedió en el Festival de Venecia con El Ciudadano Ilustre. En esos festivales no la caretean, te abuchean si no gusta la película, se levantan del cine y se van. Y sucedió todo lo contrario. Fue muy genuina la recepción.”

 
 
¿Y cómo fue trabajar con Gaston Duprat?
Con Duprat le dan mucha bola a lo que van a contar. No dejan lugar a error. Hay una escena que en realidad iba a ser de sexo, y vienen los directores y me dicen nos parece un poco grotesco hacer la escena de sexo, y nos parece no da no hacerlo. “¿Te molestaría estar desnuda comiendo pizza en la cama?” Entonces queda clarísimo. Son formas de contar, y ellos saben perfectamente lo que están haciendo.
¿Tenés mucha exposición? ¿Perdiste algún tipo de libertad?
La pequeña libertad que perdí de alguna manera me educa a ser un poco más adaptada a la sociedad. Siempre fui muy fresca, muy libre y muy de que no me importa el qué dirán, no tengo mucho de “uy me están mirando.” No filtro. Y al tener un poco de exposición, que es muy poca eh, me siento libre en todo lo que hago. Me da cierta pauta de que hay que tener cuidado porque yo soy muy confiada. Por ahí estás en un recital y hay alguien ahí que después va a estar diciendo cualquiera, pero eso te pasa siendo psicóloga también, o siendo médica, fotógrafa. 
¿Hay un rechazo de alguna parte de la sociedad hacia esa libertad?
Hace poco me hicieron una nota, que en el momento de hacerla traté de ser lo más educada y políticamente correcta posible. Una nota a una radio en Mar del Plata, donde me presentaron así: “vamos a hablar con una mina que fui al cine y aparece la mina en la película y ahora tenemos a la mina hablando por teléfono.” Y, ¿cuántas veces más va a decir que soy una mina? Y me dice: “contame de tu desnudo, te pusiste incómoda?” Yo le dije: “no, soy muy libre, realmente me siento como un chiquito de cinco años que puedo estar desnuda y cómoda con eso, si no siento que hay una violación con la mirada, un doble sentido, no tengo ningún tipo de incomodidad.” Estoy cómoda con quien soy. No tengo problema. Una vez mi mamá me puteó porque salí bastante desnuda en una foto en Instagram. Y yo le dije, “con esto estoy dando un mensaje,  de decir esto está bien, poder estar desnuda en una playa y sin que sea un valgo más porque estoy en pelotas, o valgo más porque tengo buen culo, o voy a cobrar más por esto. Pero la mujer también se somete a eso. Cuantas minas ves en redes sociales que están todo el día mostrando las tetas para sentirse más atractivas y más sexys y tener más seguidores?” Es natural esa foto, y no tiene nada de pervertido, ni retorcido. Lo pervertido es la cosificación.

Belen-5
En plena entrevista con MALEVA

“Siempre fui muy fresca, muy libre y muy de que no me importa el qué dirán, no tengo mucho de “uy me están mirando.”

 
¿Qué te gusta hacer?
Siempre tengo un libro en la cartera. Eso no significa que sea una gran lectora porque tardo un montón en leerlos, pero me pone incómoda no tenerlo. Y tengo épocas. Pero siempre alguna rama estoy investigando. Hice varias veces orfebrería, trabajé con metales, fui y volví siempre. Lo mismo con las acuarelas, me gusta pintar, escribir, hacer música. Tengo épocas. Hay épocas en las que solo hago música. Y depende, a veces estoy produciendo, a veces estoy como dj, o aprendiendo a tocar la guitarra. Como que son momentos en los que digo voy a investigar esto.
¿Tenés algún proyecto personal ahora?
Ahora estoy escribiendo una serie, que se llama El retorno de Saturno, estoy muy contenta con ese proyecto. Habla de un poco la crisis que vivimos a los 28, 30, como ese doble mensaje entre lo que uno cree ser, lo que uno es, y lo que uno dice que es. Es muy contemporánea, habla de la sociedad de hoy en día. Somos un equipo de tres y pensamos todo juntos. Es un trabajo muy en equipo. Los personajes van surgiendo, los hablamos mucho. Nos pasamos un día entero hablando de un personaje, sabemos lo que el personaje diría, ya existe, camina solo.
¿Y cómo surgió empezar a pensar y producir tu propio contenido?
Estamos en un momento en el que, por como esta funcionando el mundo, en los medios, la tele, el cine, es momento de empezar a hacer las cosas uno. Como hacen los chicos de Cualca, que son ellos, se dan laburo entre ellos, se apoyan entre ellos, se producen, escriben. O como hace Martín Piroyansky con su crew. Es momento de tener un pensamiento más colectivo, de dejar la competencia. Somos nosotros en contra de los grandes monstruos corporativos que escriben cualquier cosa para televisión. Hay que empezar a hacer las cosas uno y dejar de esperar que te llamen de Telefé, no quiero que me llamen de Telefé, hay que apoyarnos entre nosotros y generar otro contenido.

Belen-11
Está escribiendo una serie: El Retorno de Saturno

“Siempre tengo un libro en la cartera…hice varias veces orfebrería, trabajé con metales, fui y volví siempre. Lo mismo con las acuarelas, me gusta pintar, escribir, hacer música. Tengo épocas. Hay épocas en las que solo hago música. ”
 

¿Cómo ves la situación del cine argentino?
Daniel Mantovani (Oscar Martínez) en El ciudadano ilustre dice: “Loco, hay que dejar de tratar a la cultura como una persona raquítica que no puede caminar por sus propios medios.” Y yo lo comparto. La cultura no hay que cuidarla, no tiene que ser cuidada por el Estado: es viva y existe y tiene más fuerza y va a existir a pesar de la pobreza, la corrupción, si es reprimida, o no. entonces, a través de eso yo pensaba, no hay que ver cine argentino para apoyar nuestro cine. No, hay que ver cine argentino porque está a la altura. Creo que nos seguimos sorprendiendo cuando sale una película argentina porque hay mucho tema repetido, afuera de Argentina se espera que el cine argentino sea de campo, pobreza o dictadura. Tenemos un montón de historias que no hablan de eso para contar y tenemos una identidad como argentinos marcadísima. A esa identidad se la ve en Relatos salvajes, en El ciudadano ilustre. Y si hay una identidad muy marcada como país, ¿por qué hay que quedar siempre en los mismos cánones de historias? ¿Por qué no podemos ir más allá? Para mí trabajar con Mariano y Gastón fue decir: “qué bueno que estoy trabajando con alguien que quiere contar algo más.”
¿Cómo fue ir al Festival de Venecia a presentar El ciudadano ilustre?
No me lo esperaba. Pensé que me faltaba un montón para eso. Primero que no conocía Italia, no me esperaba la noticia. ¡No me esperaba que viniera Chanel a vestirme! Me tuve que ir a París a una prueba de vestuario. Y en el Festival fue increíble la recepción. Durante la proyección, a los 15 minutos de que empezara la película, en una parte donde hay un chiste, la gente se rió y aplaudió un montón. Y yo la miraba a Andrea Frigerio, no lo podíamos creer. En esos festivales no la caretean, te abuchean si no gusta, se levantan del cine y se van. Así que fue muy genuina la recepción.
¿Y cómo fue el trabajo que hiciste para interpretar a Julia como chica de pueblo?
Mi personaje tiene una necesidad de escaparse de eso. Uno busca moldes que romper cuando es adolescente; mi personaje tiene menos de 18 años, y a esa edad uno busca romper con ciertos moldes. Y creo que todo eso con lo  que ella quiere romper nace de su madre, de que se quedó al lado del tipo que es un violento, un desconsiderado, y se quedó chiquita en el pueblo. Ella ve eso y se quiere escapar. Y va en busca de el único tipo que salió del pueblo, el tipo que hizo famoso al pueblo Salas. Y va en búsqueda de eso, de romper con eso. Eso de cómo el argentino ve el afuera. “Si a el le fue bien afuera yo me quiero ir con el.” Y bueno, la chica de pueblo tiene otra vida,no va a pilates ni va a Rockcycle a hacer spinning, come torta fritas, duerme la siesta y se caga de risa. Yo engordé ocho kilos para la película, me gusta verme más gordita y me cuesta muchísimo subir de peso. Pero para ese papel quise hacerlo.

Belen-10
No toma tragos ni cerveza pero sí whisky

“No hay que ver cine argentino para apoyar nuestro cine. No, hay que ver cine argentino porque está a la altura.”

 
¿Qué tipo de salidas te gusta hacer?
Me encantan los festivales de música. Estoy re contenta que volvió el BUE, Amo la música en vivo. Me gusta salir a comer, me gusta mucho Ohsawa, Artemisia , I Latina. En I Latina atienden increíble, como si fueras la única persona del lugar.  Me gusta la catedral de tango, pero ese lugar es increíble, no te pasan solo tango , también te pasan un tema de los Guns n Roses. Me gusta mucho estar en casa, hacer fiestas de a ocho máximo, escuchamos música nos quedamos hasta las seis de la mañana y no hay desconocido preguntándote donde esta el baño.  El gran dabbang me gusta, Propper me gustó también, Soder me encantaba pero cerró.
¿Salís de noche?
El otro día fui a Franks, que no iba desde el 2010, estaba poniendo música Nico Cota y estaban todos mis amigos arriba. Había un grupo de gente bailando funk y nadie te empujaba, la gente era educada. Mis amigos dicen que parezco una señora cuando digo que había gente educada, pero me encanta ir a lugares donde la gente tiene una cierta sensibilidad, porque en los lugares muy masivos se pierde esa sensibilidad. No es que salgo mucho igual, no me gusta el boliche. Me gusta bailar y el whisky.
¿Qué whisky tomás?
Me gusta mucho el Oban, y también el Glenmorangie. Me gusta el escocés, el single malt. No soy de tragos ni de cerveza.

Belen-12
“Me gustan los personajes para vestirme”

“Me gusta salir a comer, me gusta mucho Ohsawa, Artemisia , I Latina. En I Latina atienden increíble, como si fueras la única persona del lugar.”

 
¿Cómo te gusta vestirte?
Me gustan los personajes para vestirme. Y muchas veces pienso qué quiero ser. A veces querés estar linda y diosa y a veces querés estar muy cómoda. Y cambio mucho, nunca consideré que tenía un estilo propio. Y eso es lo que más me divierte. Tener un estilo marcado me limitaría bastante, no quiero vestirme siempre de negro,  hoy quiero vestirme de colores y salir a la calle con anteojos gigantes jurando que estamos en 1969. Un amigo con el que salía me decía: es genial salir con vos porque es salir con dos minas. Un día estás con tacos arreglada y al día siguiente con short relajada, embarrada. Y son dos realidades en mí que conviven. 
¿Viviste en México DF y en Los Ángeles, no?
Viví en México un año y medio pero fue muy gracioso, porque yo fui imaginándome que iba a ser de una manera y fue de otra. Terminó siendo un viaje en el que estaba volviendo todo el tiempo a Argentina para trabajar. Y vine porque se me venía una cadena de estrenos y necesitaba estar acá. Y ahí aprendí que estoy donde está mi trabajo. Si mi trabajo está acá yo estoy acá. Y en Los Ángeles estuve estudiando. Y para mí volver a Argentina es como un shock. Estar en modalidad viaje me sube la energía al máximo, y me gusta actuar por eso, porque es meterte en un mundo distinto. Por eso actuar es como estar viajando. No creo que pueda vivir mucho tiempo en un mismo lugar, no quiero estar siempre en la misma ciudad, me gusta ser un poco nómade, viajar muchísimo, viajar sin hacer turismo, en la rutina , en su gente.
¿Qué aspiraciones tenés respecto de tu carrera?
A mí me joden siempre porque siempre digo que soy muy fanática de James Franco, que lo amo. No sé si me gusta como es él como actor, sino cómo es él como actor de la vida. Es un pibe que nunca dejó de estudiar, que nunca perdió su vida normal, más allá de que es una estrella de Hollywood. Él dirige, escribe, da muestras de arte, da clases en la universidad. No quiero perderme a mi misma. No quiero dejar de disfrutar un recital, en una fiesta, darme un beso con alguien en algún lado, porque son cosas que tiene la vida y me encantan, ir a escuchar música y estar con gente. Me encantan lo eventos sociales. En mi casa siempre hay gente. Y eso no lo perdería nunca. Y eso está en vos, no en cuán público seas. Está mucho en vos.