NI MUY MUY NI TAN TAN: SALIDAS ELEGANTES SPORT / SEIS LUGARES CON MUCHA ONDA PERO SIN PRETENSIONES / POR DOLORES UGARTE DEL RÍO

festival 3
La barra de Festival, uno de los bares con más onda de la ciudad 
 

NI MUY MUY NI TAN TAN: SALIDAS ELEGANTES SPORT / SEIS LUGARES CON MUCHA ONDA PERO SIN PRETENSIONES / POR DOLORES UGARTE DEL RÍO. 

Muchas veces nos pasa que no tenemos ganas de empilcharnos mucho para salir (o por ahí sí, pero no queremos sentir la presión de tener que asistir de cierta forma a la cuestión). A la vez no queremos ir a un lugar feo (que no se confunda), solamente que preferimos un spot con una onda más bien casual y que cuyos precios no sean desorbitantes. ¿Para dónde arrancamos? En general cuando salimos, casi nunca podemos dar con un lugar que cumpla con las tres cualidades que más buscamos los consumidores: bueno, bonito y barato. Nos suele pasar que, o el lugar es lindo y bueno pero muy caro, o es bueno y barato pero medio depre, o es lindo y barato pero la comida te la debo. Sin embargo, Buenos Aires, dentro de su gran abanico de propuestas, ofrece varios lugares que cumplen con el cometido de ser un punto de encuentro cool, casual y de calidad. Es más, no es difícil encontrar varios lugares que coincidan con esas cualidades (solo hay que investigar un poco). MALEVA seleccionó 6 propuestas que soncamperitadejean-friendly y que, además, se destacan porque explotan de onda:

1) CAMPING: COMO EN TU CASA PERO EN LA TERRAZA MÁS LINDA DE RECOLETA / AV. PUEYRREDÓN 2501 – RECOLETA

camping 2
“Es mucho más que un bar, es una comunidad”, así define Gabi Balán, manager del espacio, al espíritu chill -propio de un camping- que eclipsa al resto de las propuestas que se pueden experimentar en la terraza del Buenos Aires Design. Porque en los últimos meses han abierto varios spots en el afamado balcón, y sin embargo, sus habitués no lo cambian por ningún otro. No es por nada: te hacen sentir tan cómodo como en tu casa, la comida es riquísima y además hay buena música. En definitiva, la experiencia que proponen cierra por todos lados. Entre los detalles que diferencian a Camping del resto, tal vez el más llamativo sea la rockola digital con la que cuentan que les permite a los comensales conectarse y poner su propia música. Una genialidad.
¿Algo mejor? Bueno, tal vez todavía más cautivantes puedan ser los fogones con música en vivo que se arman al aire libre las noches de luna llena. ¿Qué artistas se dan cita? Básicamente toda la escena del indie local. Así que si te copa esa onda, Camping es tu lugar. La propuesta gastronómica se define como “anti-sushi”, es decir que vas a poder probar milanesas, vegetales asados, albóndigas y hasta panchos. Todos platos casuales y poco pretenciosos como lo que estábamos buscando (aunque no dejan de ser nuestros favoritos).
A pesar de llegar al punto de relajo total, Camping no deja de ser una propuesta divina de excelente calidad. Solo basta con ver sus fotos para darnos cuenta de que se trata de un lugar muy canchero que genera un clima especial que muchos otros espacios desearían tener. Además, todo este combo a un precio muy accesible ya que se pueden conseguir pintas por 65 pesos y platos entre 130 y 200 pesos.
 

2) CERVECERÍA BLEST: CALIDAD PREMIUM EN CERVEZAS Y PLATOS LOW COST EN EL CORAZÓN DEL SOHO / GORRITI ENTRE GURRUCHAGA Y ARMENIA – PALERMO VIEJO

29542929_1503363509789444_3198823665219805697_n (1)
Cervecerías en Buenos Aires hay muchísimas, sin embargo, pocas son las que ofrecen además de buenas pintas, comida de alta calidad. Bueno, el pionero patagónico de cervezas artesanales sabe hacerlo. Y en el corazón de Palermo Viejo, con la misma variedad y calidad de sus productos del sur, nos podemos encontrar con su sucursal porteña. El clima que se vive en Blest es un mix entre lo relajado de una cervecería y lo cool de Palermo Soho. Este spot es tan mágico que hasta podemos encontrarnos tomando una pinta y unos pinchos dentro de una pileta (vacía, cabe aclarar). En referencia a lo que son las birras en sí, Fernando Pomar, uno de sus dueños, le contó a MALEVA que la cerveza que más sale es la scotch, “número uno en ventas indiscutible todos los meses”, asegura. En segundo lugar, empatan la IPA y la Honey.
Cabe destacar que la honey de Blest sorprende a todos los que la prueban, indudablemente la miel Patagónica que se utiliza para su elaboración hace la diferencia ya que proveniente de El Bolsón. Pero el sabor no es lo único seductor, el precio también atrae a los consumidores. En los after office la gente puede aprovechar el happy hour inigualable de mitad de precio, lo que deja a 50 pesos la pinta, muy económico para lo que es la calidad de la cerveza. “Hay varias patas que nos diferencian de otros negocios, pero los pilares en Blest son la excelente cerveza, un local de categoría, una gastronomía que bien podría ser la de un muy buen restaurante y una atención muy buena también”, explica Pomar. El menú que ofrecen en Blest es bastante extenso, ya que se pueden pedir desde snack y tapeos, a una gran variedad de hamburguesas, pizzas y sándwiches. También cuentan con 4 platos principales que son bife de chorizo, carré de cerdo, salmón con wok y fajitas. Además, todas las semanas hay un plato especial el cual no se encuentra en la carta.

3) LA CLOTILDE: EL ANTIDOMINGO PARRILLERO MÁS CANCHERO DE TODOS / JERÓNIMO SALGUERO 2692 – PALERMO ZOO

my-delicious-dish
No es lo mismo ir a una parrilla de barrio que ir a La Clotilde. Simplemente no lo es. Porque La Clotilde -además de ofrecer todo tipo de platos criollos a un gran precio- tiene muchísima onda. Lo que la destaca de las demás propuestas carnívoras de la ciudad es el clima amiguero que se respira. La versión “palermochiquense” de Las Cholas (porque comparten dueños, también con La Hormiga, Las Cabritas y El Ñandú) se ubica en un local amplio y moderno; lo que lo hace un espacio frecuentado por un público más joven. Por eso, no llama la atención que el restó explote con mesas de amigos y amigas… ¡hasta los domingos a la noche!. Como en todos los demás locales, la propuesta gastronómica de esta parrilla mantiene la fórmula ganadora: platos abundantes que -elegidos sabiamente- hasta son para compartir. En la carta, destacan las quesadillas hechas en horno de barro, la parrillada de quesos, y el pastel de lomo y calabaza. Para los vegetarianos también hay una serie de ensaladas para armar y parrillada de vegetales. Los precios por persona rondan los 300 pesos, según si se comparta o no.
 

4) SARKIS: UN CLÁSICO QUE NO POR NADA QUE SIGUE VIGENTE HACE TANTOS AÑOS (¡POR FAVOR PRUEBEN LA COPA SARKIS!) / THAMES 1101 –  VILLA CRESPO

sarkis 2
Es bueno, es bonito y es barato pero nadie dijo que fuese rápido. Para conseguir mesa en Sarkis hay que tener paciencia. Casi no toman reservas y la espera puede llegar a durar hasta 2 horas pero, como se suele decir, “por algo será”. Hace ya varios años Sarkis sigue siendo uno de los mejores exponentes de la comida árabe y armenia en Buenos Aires. Tanto es así que el público que lo visita es de lo más variado: familias completas, gente mayor pero también jóvenes y extranjeros. Todos se dan cita en uno de los mejores restaurantes de comida árabe en relación precio/calidad.
Desde que Sarkis Kabatián abrió sus puertas en 1982, este bodegón ubicado en Thames y Jufré mantuvo siempre la misma esencia en un menú que no falla: falafel, hummus, taboule, keppe, carne al fierrito y otras delicias típicas. Hoy son los hijos de Kabatián quienes están a cargo, pero mantienen la misma propuesta de platos abundantes y precios accesibles (rondan los 400 pesos por cabeza con vino y postre). Obviamente ingresa a nuestra lista por todo lo que mencionamos y además porque el ambiente de negocio familiar lo vuelve un lugar muy relajado en el buen sentido. La atención es excelente pero no exageradamente invasiva. Las recomendaciones para quienes visiten Sarkis son: tener paciencia ya que conseguir mesa puede demorar, pedir una variedad de platitos salados para degustar entre varios y dejar lugar para la estrella de la carta: la copa Sarkis. Un helado que li-te-ral-men-te viene desbordado de crema, chocolate y nueces. Tanto llama la atención que cuando los mozos lo llevan a las mesas, los comensales vecinos se dan vuelta encandilados a mirar. ¡A no perdérselo!
 

5) FESTIVAL: TRAGOS DE AUTOR, DJS EN VIVO Y ARTE EN EL PATIO MÁS COOL DE PALERMO / GORRITI 5741 – PALERMO VIEJO

festival 2
Festival es -como su nombre lo indica- un festival para todos los sentidos. No solo se trata de un bar con buena música y ricos tragos sino que también sus creadores pensaron en estimular la vista de quienes lo visitan. Por eso, el patio está todo decorado con enredaderas y plantas con luces y, el primer piso directamente es una galería de arte (conocida como “Laboratorio”). Sí, así como lo escuchás. En Festival podés ir a tomar tragos de autor que arrancan desde los 125 pesos (un precio que casi no se consigue en otros bares de la misma onda) sino que además, podés admirar muestras de artistas plásticos que se renuevan todos los meses.
La música está a cargo de diversos djs invitados que se encargan de prender la movida nocturna todos los días. Eso genera que no sea un bar para estar sentado: en Festival hay que bancarse la parada y recorrer todo el patio. Vas a ver mucha camperita de cuero (y mucho levante). Esta joyita de Palermo Hollywood ya lleva varios años en la escena porteña pero sigue más vigente que nunca.
 

6) DÁRSENA BAR: NUNCA PENSASTE QUE LOS CONTAINERS PUDIERAN SER TAN CANCHEROS / JOSÉ ANTONIO CABRERA 4354 – PALERMO SCALABRINI

18740535_1336925216423317_116578324437860903_n
Dársena corona la lista de lugares relajados pero cool en Buenos Aires y no es caprichosa dicha elección: su ámplio patio de 200 metros cuadrados invita a quienes pasan por Cabrera al 4300 a tomar unos tragos, además la calidad de los productos que se ofrecen hacen que la gente vuelva y la versatilidad de su espacio genera que cada uno pueda vivir la experiencia a su manera.
Hay mesas comunales, hay espacios más oscuros, hay mucha gente parada, hay de todo. Dársena puede ser un bar de primeras citas, un espacio de encuentro con amigos y por qué no una experiencia gourmet. Gastronómicamente hablando, la propuesta es imbatible. En la carta, a precios más que razonables se pueden encontrar desde ravioles fritos de ricota y parmesano, pintxos de provoleta con pesto de tomates secos y rúcula hasta los langostinos apanados en panko.
La variedad en las comidas es acompañada con variedad en las opciones para beber, ya que Dársena es cervecería pero también tiene una propuesta de tragos muy pasable. Entre los que tragos que más salen se destacan el “Hunter”, que combina bombay sapphire, pepino, jugo de limón, jugo de pomelo, almibar de jengibre y el “Amaro Fashioned”, con una impronta más clásica, que contiene Bacardi 8, Branca, Cointreau y azúcar (ambos cuestan 150 pesos).


Fotos: gentileza lugares mencionados.