¿LAS CAÑITAS ESTÁ VOLVIENDO A TENER ONDA? (ASÍ PARECE) / POR VICKY GUAZZONE DI PASSALACQUA

 

heisenburger
El muy neoyorquino Heisenburger y sus hamburguesas gourmet: una de las últimas aperturas del barrio

 
 

¿LAS CAÑITAS ESTÁ VOLVIENDO A TENER ONDA? (ASÍ PARECE) / POR VICKY GUAZZONE DI PASSALACQUA.

Cuando hace algunos años el gobierno porteño comenzó a ampliar sus veredas y remodelar algunas calles, parecía que Las Cañitas iba a recuperar su esplendor de los 2000, cuando en Báez no cabía un alfiler más en forma de restaurante o bar y todas las noches eran “la” noche para el barrio. Pero no sucedió. Por el contrario, la circulación de gente bajó aún más y varios locales cerraron sus puertas (entre ellos el histórico y pionero de la zona Soul Café del Zorrito Von Quintero).

“Y cuando parecía que la zona estaba destinada a meros bares barriales, propuestas cero innovadoras y hasta de franco mal gusto…algo comenzó a cambiar en los últimos tiempos. De a poco, las fachadas sobre Báez, Arguibel, Arévalo y Soldado de la Independencia principalmente, empezaron a variar sus colores, nombres y propuestas. Y con ellas fue volviendo el público y el movimiento…”

Y cuando parecía que la zona estaba destinada a meros bares barriales, propuestas cero innovadoras y hasta de franco mal gusto (algo que se palpaba en la atmósfera de este sub-barrio palermitano)algún que otro clásico aislado (como Novecento), algo comenzó a cambiar en los últimos tiempos. De a poco, las fachadas sobre Báez, Arguibel, Arévalo y Soldado de la Independencia principalmente, empezaron a variar sus colores, nombres y propuestas. Y con ellas fue volviendo el público y el movimiento. De la mano de aperturas de restaurantes más interesantes, más jugados, más innovadores. 

A continuación, ocho razones para volver a Las Cañitas, y un bonus track con algunas más (por las que quizás nunca deberíamos haber dejado de ir).

 

1) LA FÁBRICA DEL TACO (CON SU AUTÉNTICO ESPÍRITU AZTECA Y SUS ORIGINALES TACOS AL ESTILO SHAWARMA) / BAEZ 246

maleva 1
Con una primera sucursal muy exitosa en Palermo, era de esperar que La Fábrica del Taco, la “única y auténtica taquería” mexicana, abriera pronto otro local. Y por suerte para Las Cañitas, se decidieron por Báez 246. Allí, un muy colorido y pintoresco espacio que remite a distintas zonas de México, desde Tijuana y Chiapas hasta la locura del DF y la energía de Monterrey, ofrece tacos al pastor (aseguran ser los únicos que hacen este tipo de taco estilo shawarma), de carne asada, adobada, de pollo, pescado o vegetales, así como guacamole, frijoles y volcanes de carne y queso, entre otros platos. Todos, preparados por chefs mexicanos. Y por supuesto, no hay alegría completa sin un buen trago, que puede ir por clásicos de la región como una margarita frozen o cualquier otro de autor de la carta. Dato para agendar: los miércoles hay 2×1 de tacos al pastor desde las 18 hs al cierre.
 

2) HEISENBURGER LAB: PORQUÉ HOY NO HAY BARRIO COMPLETO SIN HAMBURGUESERÍA GOURMET TIPO NEWYORKER / DESDE HAMBURGUESAS DE CORDERO A HAMBURGUESAS DE SALMÓN / BAÉZ 252

1613907_1599718290247316_1661983663210898725_n
Las hamburguesas son el hit gourmet de la temporada, y Las Cañitas bien se merecía tener su propio lugar. Esa función cumple con creces Heisenburguer Lab, inspirada en la exitosa serie “Breaking Bad” y el alter ego del profesor de física Walter White, Heisenberg. También sobre Báez (252), el lugar mezcla paredes negras con ilustraciones en tiza acordes a la serie con hamburguesas tan potentes como sus nombres (Tijuana, Hangover y Chorizo, entre otros). Y es que además de creativo en su ambientación, lo es en sus ingredientes, ofreciendo hamburguesas de carne de vaca, cordero, pollo, veggie o de salmón (que esta cronista recomienda entusiastamente). Cada una, con una vuelta de tuerca que le suma encanto, como un pan completamente negro, la mayomole o una deliciosa burrata, además de unas muy buenas papas fritas tipo rústicas. Con mesas dentro y fuera, un gran lugar para despuntar la primavera (y el antojo).
 

3) MYKONOS: COCINA GRIEGA Y PLATOS PARA ROMPER (UN CLÁSICO BELGRANENSE QUE REABRIÓ EN LAS CAÑITAS) / BAEZ 340

10906375_10152700408557615_8683344217965233257_n
Cuando cerró sus puertas en el boulevard de Olleros, parecía que una tradición con más de 10 años de historia iba a perderse. Pero el cambio fue para mejor: Mykonos, uno de los únicos restaurantes griegos de Buenos Aires, reabrió sobre Báez (340), en un espacio que ahora también cuenta con terraza a la calle y mayor cantidad de mesas. Si bien no tiene el espíritu cool de sus vecinos sino que es más bien un ambiente familiar, lo cierto es que es un programa interesante con un concepto más que bien logrado, donde no solo el menú se respeta a la perfección (no pueden dejar de probar las spanakópitas, la musaká y de postre la baklavá y el kadaífy, entre otros platos típicos), sino que también las costumbres y ritos. Así, cada noche se hace un show con música, danza y hasta la clásica rotura de platos, en la que los clientes también pueden participar (y hacer un poco de catarsis en el proceso).
 
 

4) EL LOOK MEX CHIC DE LUPITA (Y SU PODEROSO PIQUEO DE TACOS… Y SUS SUBLIMES MARGARITAS) / BAÉZ 227

11217961_10153759317846282_4274295059974170906_n
Si La Fábrica del Taco ofrece cocina mexicana auténtica, Lupita suma además glamour. Ubicada también sobre la calle principal del barrio (Báez 227), seduce desde el inicio con su look mex-chic, que combina la imagen de la Virgen de Guadalupe con una barra muy efectivamente iluminada, velas, ilustraciones de Frida Kahlo y otras figuras de la cultura de México y mezcla de colores sin miedo alguno. El resultado es un ambiente cálido y canchero, en el que el primer instinto es pedirse alguno de sus muchos cocktails y luego sí, ya más relajados, evaluar la carta y pensar si se está para un piqueo poderoso, unos nachos, unos burritos, unos tacos, unas quesadillas o unas fajitas, entre otras opciones típicas. Dado el espíritu del lugar, la sobremesa y el refill de los tragos serán inevitables.
 

5) DECATA: PORQUE EN LAS CAÑITAS TAMBIÉN HACÍA FALTA UN DELI / SOLDADO DE LA INDEPENDENCIA 670

decata final final
Quizás esta sea su locación menos conocida, pero hace rato que Decata es un clásico palermitano en el que comer riquísimos sándwiches, frescas ensaladas y mega tortas para los golosos, además de un potente brunch los fines de semana. Por eso, nada mejor que celebrar su desembarco en Las Cañitas acercándose a pedir alguna de estas variantes. Por fuera del caos más céntrico de la zona, este deli se ubica en Soldado de la Independencia 670, un oasis en una cuadra en la que no abundan las opciones gastronómicas. Con el mismo estilo entre vintage e industrial que en sus otras dos locaciones, es un rincón ideal para sentarse con un libro y dejar pasar las horas deleitándose sin culpa (sobre todo si prueban alguna de las opciones dulces; no en vano lleva el agregado “pasteleros” en su nombre).
 

6) EL FAST GOOD DE OSLO / SOLDADO DE LA INDEPENDENCIA 790

11173326_1653922161494714_5800741466985456554_n
Apenas a una cuadras de Decata, ya más encarando para la zona de la Imprenta, en una esquina aparece Oslo (Soldado de la Independencia 790). Aunque también califica como deli, quizás sería mejor describirlo como fast good. Es que su fuerte es entregar combos en pocos minutos, pero de una gran calidad y diversidad gourmet. A saber: wrap de pollo al curry, bagel de lomito y cheddar, ciabatta con carne desmechada, cheddar y panceta, bagel de salmón y ensalada de trigo burgol son, por caso, algunos de los almuerzos y cenas posibles. Para los desayunos y tés, en tanto, hay alternativas dulces (dicen los que saben que la carrot cake mata) y también sanas, como yogurt con granola y tostadas con mermeladas caseras. Con un look fresco y descontracturado -tal cual su carta-, su arquitectura de vidrio le aporta luz permanente y una gran ventana por la que espiar el mundo, pero a la vez también es apto para hacer takeaway.  
 

7) LA BODEGUITA DEL MEDIO: TAN CUBANA QUE IMPRESIONA / BAEZ 211

maleva bodeguita
La versión original data de 1942, está ubicada en La Habana y tiene el orgullo de ser la creadora del mojito y de haber tenido de habitué al gran Ernest Hemingway. La versión porteña abrió recién en junio de 2013, pero desde entonces también ha sabido hacerse su fama. Con el estilo colonial de la parte vieja de La Habana, La Bodeguita del Medio se asentó en Las Cañitas y continuó el viaje sin escalas a través de cuadros, fotos y firmas de sus visitantes más célebres tal cual el local original, y lo potencia con los sabores de la cocina cubana, tragos clásicos y no tanto, shows y bandas de música típica en vivo y hasta la posibilidad de fumar un habano original. La sensación de teletransportarse a la Habana es total porque la gran mayoría de su personal es cubano y te atienden bárbaro, con esa alegría caribeña que te cautiva en dos segundos. En estos meses de calor que se avecinan, es especialmente recomendable su patio, entre lucecitas y árboles.
 

8) ANTARES: LA MECA CERVECERA (QUE DICEN QUE REVIVIÓ AL BARRIO) / SÍ O SÍ RESERVEN ANTES DE IR / ARÉVALO 2876

ANTARES FINAL
Los amantes de la cerveza que viven por la zona deben estar de festejo: que Antares (Arévalo 2876) haya abierto un local en Las Cañitas es un gran punto para el renacimiento del barrio. Es que esta es una marca cuyo foco absoluto es la calidad de su producto, y, cuando eso sucede en el mundo de la cerveza, los que premian el esfuerzo son los clientes con su propia fidelidad. Por eso es importante reservar, especialmente si se va con amigos y de a varios. Pero una vez sentado, cualquiera de sus ocho variedades de cerveza artesanal puede ser acompañada con papas fritas, tablas de fiambres, tapas, sándwiches varios y pizzetas, entre otros platos ideales para maridar. Y aunque su ambientación interior con dejos industriales es cálida, lo mejor es su terraza, mucho más tranquila e íntima.
BONUS TRACK: LOS CLÁSICOS DE SIEMPRE
Aunque haya vivido su período oscuro y haya peligrado seriamente su categoría de barrio canchero, siempre hubo algunos puntos de Las Cañitas que permanecieron en pie de guerra y con su público fiel, cual faros en la tormenta. Por eso, no queríamos dejar de nombrarlos en esta nota. Es que las pizzas de Morelia (Báez 260) nunca dejaron de ser finitas, cuadradas y deliciosamente crocantes, las pastas y carnes de Novecento (Báez 199) de seducir con su impronta neoyorquina, y la terraza de Van Koning (Báez 325) de ser el lugar perfecto para terminar una cita haciendo confesiones entre buenas cervezas y un sol que comienza a asomar.   
Fotos: gentileza lugares mencionados